¿Por qué el packaging sostenibleaporta valor al branding de las empresas?

08/06/2020

Desde hace ya un tiempo todo el equipo de NOMON DESIGN hemos tenido interés por un mismo tema, tanto a nivel personal como profesional. Se trata de la sostenibilidad, enfocada, sobre todo, a la reducción o, incluso, eliminación de los envases de plástico en nuestros hábitos de consumo.

Para dar respuesta a este tema, nos hemos propuesto aprender, buscar y conocer alternativas a los materiales y tecnologías más convencionales, asistiendo a ferias y realizando encuentros con proveedores especializados. Además, nos hemos comprometido a ser un NOMON más sostenible identificando y ejecutando una serie de medidas, entre ellas, la de conseguir el certificado B Corp.

En la pasada edición de la Barcelona Design Week organizamos un workshop con nuestro cliente Zicla, en el que compartimos su caso de éxito – cómo crear el branding de una empresa sostenible –, y confirmamos que esta preocupación es compartida con muchos profesionales del sector.

Durante la sesión, reflexionamos sobre la sostenibilidad y todos coincidimos en la importancia de la figura del diseño y del diseñador como palanca de cambio. Debatimos también sobre cómo en los últimos años el diseño del packaging sostenible se estaba posicionando como un factor de diferenciación de las empresas, gracias a su propia disposición al cambio, así como a los nuevos hábitos de compra y la concienciación de los consumidores.

Pero, ¿qué entendemos por packaging sostenible?

El 57% de profesionales del sector piensan que la sostenibilidad y la reciclabilidad es la tendencia principal del packaging (revista Gráffica, nº 9, Packaging). Pero, antes de todo, es importante definir bien qué es el packaging sostenible, porque cuando se profundiza en él, vemos que abarca muchos más aspectos.

Entre muchas definiciones, hemos escogido la que hace la Sustaintable Packaging Coalition. Esta organización define que un packaging es sostenible cuando:

– Es seguro y saludable para las personas durante todo su ciclo de vida.
– Cumple los criterios del mercado en rendimiento y costes.
– Se obtiene, fabrica, transporta y recicla utilizando energías renovables.
– Optimiza el uso de recursos materiales renovables o reciclados.
– Se fabrica empleando tecnologías de producción limpias y mejores prácticas.
– Está hecho de materiales saludables durante todo el ciclo de vida.
– Está diseñado físicamente para optimizar recursos y energías.
– Se recupera y utiliza eficazmente en ciclos cerrados.

Teniendo en cuenta esta serie de criterios, vemos que la sostenibilidad de un packaging no se basa meramente en principios relacionados con el origen de sus materias empleadas o su posterior gestión, sino, que implica a un contexto mucho más amplio como la seguridad, el rendimiento o los costes. Es decir, el packaging sostenible es un equilibrio entre los objetivos generales de sostenibilidad y ecología y los objetivos económicos de las empresas y los mercados.

El diseño de packaging como una parte fundamental del branding

Desde hace ya un tiempo, las agencias de branding y los profesionales que nos dedicamos a la conceptualización y diseño de packaging entendemos que, además de atraer, informar y convencer, el packaging es una parte muy importante en la construcción del branding de las compañías, creando valor a largo plazo.

Una nueva generación de consumidores más ecológicos, responsables y conscientes están demandando packs sin plástico, con materiales ecológicos, renovables, biodegradables o reutilizables, y las marcas deben actuar.

Cuando conceptualizamos un packaging no debemos perder de vista las necesidades y el entorno y preferencias del consumidor. Permite a las empresas manifestar y reafirmar su compromiso medioambiental y, también, actúa como un elemento clave en la decisión de compra de los consumidores.

Según un informe realizado por la OCU y el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social sobre Consumo Sostenible, casi tres cuartas partes de los consumidores españoles ya están tomando decisiones de compra basadas en motivos éticos y de sostenibilidad.

Asimismo, el packaging se presenta como el vendedor silencioso de la marca, ya que es una pieza de comunicación que va más allá del propio producto y que tiene la capacidad de conectar con los consumidores. Por eso, esta doble función – la de protección del producto y la de enlace con el consumidor – es la que lo hace tan interesante e importante para el branding.

De esta manera, conceptualizar y diseñar un buen packaging ayuda a proyectar la imagen de marca alineada a una estrategia de branding y a su modelo de negocio, y se alza como un factor de diferenciación con la capacidad de mejorar las ventas, tanto en el canal offline como en el online.

Los hábitos de compra y la valoración posterior que hacen los consumidores de los productos y de su packaging a través de canales digitales, influyen directamente en la definición de las nuevas estrategias corporativas y de venta de las empresas.

Un reto para todos

Las agencias de branding, que también desarrollamos diseño de packaging, somos parte de este cambio de paradigma. Debemos estar preparados para las nuevas exigencias del mercado, y para poder asesorar debidamente a nuestros clientes.

En NOMON DESIGN hemos puesto el foco en realizar propuestas responsables a nuestros clientes, adaptadas a sus necesidades y posibilidades. Por ejemplo, recientemente hemos desarrollado junto a LC Paper, una empresa con más 140 años de trayectoria y pionera en la fabricación de papel sin emisiones de CO2, su nuevo packaging de la gama de productos de papel higiénico ecológico Dalia® para gran consumo.

El nuevo packaging de Dalia® se caracteriza, principalmente, por ser el primer packaging del mundo en la categoría de papel higiénico y rollos de cocina que sustituye el plástico por el nuevo concepto de cartón transparente.

Este nuevo concepto de packaging, basado en la impresión de la imagen del producto sobre cartón como si se tratara de un pack transparente, ha sido patentado mundialmente por LC Paper.

Además, en la medida de lo posible, diseñamos también pensando en que el packaging sea parte del producto, confiriéndole un nuevo uso para que prolongue su vida en el hogar y sorprenda en el punto de venta. Como por ejemplo el pack reutilizable 100% que diseñamos para Lékué en 2015 y que fue premiado con el Laus de Bronce: un delantal con recetas que contenía en su interior el estuche de vapor.

Y también buscamos y proponemos fórmulas y alternativas con otros materiales más sostenibles, teniendo en cuenta los procesos de producción y origen de las materias primas. Porque entendemos que el diseño de packaging es una fase importante dentro de la llamada economía circular.

Las nuevas normativas y regulaciones implican que en 2030 todos los envases de plástico puestos en el mercado europeo tendrán que ser reutilizables o reciclables, por lo que el ecodiseño o diseño ecológico es la única alternativa al modelo insostenible actual de producir – consumir – tirar.

Debemos pensar de manera innovadora en la vida de un producto y de su pack, desde su conceptualización, diseño, producción, comercialización, uso y posterior transformación del residuo.

Y, además, en muchos casos, informar y formar a nuestros clientes sobre lo importante y necesario que es utilizar soluciones sostenibles, no tan solo porque aporta valor al branding de sus empresas, sino porque es una necesidad global que requiere de la corresponsabilidad de todos, y es el eje sobre el que se va apoyar la transformación organizativa de las empresas del futuro.

Esther Agustench, Creative Director de NOMON DESIGN

Tags: Diseño de packaging

2020